Recetas tradicionales

Una nueva forma de enfriar vinos

Una nueva forma de enfriar vinos

Un gadget de vino nuevo rápido y helado

Hay momentos en los que realmente necesitas una copa de vino. Si esa botella no se enfría adecuadamente, bueno, realmente puede afectar su inminente zumbido. Dado que nos preocupamos por la gratificación inmediata del vino, somos grandes admiradores de una nueva forma de enfriar botellas. Verificar el Corkcicle.

Esta ingeniosa combinación de carámbano sintético y corcho es una forma sencilla y sin complicaciones de mantener sus vinos a la temperatura adecuada para beber. El carámbano está hecho de plástico y está relleno de un gel de congelación reutilizable, por lo que no tiene que preocuparse de que diluya su vino favorito. Simplemente coloque su Corkcicle en el congelador durante al menos dos horas y luego insértelo en cualquier botella de vino para mantener el vino blanco frío o para que los vinos tintos alcancen su temperatura perfecta.

El Corkcicle enfría el vino desde el interior y se puede utilizar una y otra vez. El Corkcicle cuesta $ 22.95 y está disponible para su compra aquí.

El único inconveniente es que es necesario verter una copa de vino de la botella antes de poder insertar el Corkicle, pero pensamos que esa copa es para mantener a raya los antojos serios hasta que la botella esté lista.

Haga clic aquí para obtener más información de The Daily Sip.


Si tiene sedimentos en las botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para eliminar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más sedimentos para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces, la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en las botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo experto sabe que el vino debe ser transferido del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para eliminar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más sedimentos para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de ellos.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en sus botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa.Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para eliminar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más sedimentos para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en sus botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para eliminar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más sedimentos para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en sus botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para quitar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más tiempo de sedimentación para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro.Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en sus botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para quitar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más tiempo de sedimentación para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en sus botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para quitar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más tiempo de sedimentación para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener.Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en sus botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para quitar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más tiempo de sedimentación para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en sus botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para quitar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más tiempo de sedimentación para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Si tiene sedimentos en sus botellas de vino, ¡no llore!

Los sedimentos han sido durante mucho tiempo una realidad incómoda para el enólogo casero, una realidad que, si no se trata adecuadamente, puede provocar sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Es suficiente para hacer llorar a un hombre adulto. Pero si uno toma las precauciones adecuadas, puede garantizar que tal defecto no le ocurra a sus preciosos vinos. Aquí & # 8217s cómo detener los sedimentos en las botellas de vino.

El sedimento es algo que ocurre durante la fermentación y es algo que aún puede acumularse incluso después de que la fermentación se haya completado. La mayor parte del sedimento son células de levadura que han dado su vida a la causa. Un porcentaje menor es la fibra y otras proteínas de la fruta, ya sea que el vino esté elaborado con uvas o pomelos.

El enólogo inteligente sabe que el vino debe ser extraído del sedimento una vez que la fermentación comienza a disminuir. La transferencia del vino es un proceso llamado trasiego. El primer trasiego es para quitar la mayor parte del sedimento, pero el enólogo también sabe que habrá más sedimento en el camino y que serán necesarios trasiegos adicionales. Con cada trasiego progresivo, el vino se volverá cada vez más claro.

Todo esto está muy bien, pero la gran pregunta aquí es, ¿cómo sabe el enólogo cuándo ha finalizado la formación de sedimentos? ¿Cuándo estará bien embotellar? ¿Esperan hasta que el vino se vea lo suficientemente claro?

Para la mayoría, es una simple cuestión de observar y observar. Si el vino se extrae del sedimento en un fermentador secundario limpio, como un garrafón, y no se crea ningún sedimento nuevo en el fondo, entonces se puede deducir razonablemente que todo el sedimento que se va a producir lo ha hecho. ¡El vino se ve claro sin más tiempo de sedimentación para embotellar el vino!

La mayoría de las veces, este enfoque dará como resultado un vino espectacular, uno que es brillantemente claro y sin sedimentos en el fondo de las botellas de vino. Pero de vez en cuando habrá ese lote en particular que misteriosamente presenta aún más sedimento después de que el vino ha sido embotellado.

El vino se ve perfecto, hermoso, digno de ser compartido con familiares y amigos. Luego, uno o dos meses más tarde, vas al botellero para sacar otra botella y te das cuenta de que de alguna manera se ha formado sedimento.

¿Qué causó esto? ¿Puedo deshacerme de él? ¿Está mi vino arruinado? ¿Cómo evito que se acumulen sedimentos en mis botellas de vino? Todas estas son preguntas válidas y preguntas que responderé aquí:

¿Está mi vino arruinado?
Primero, tu vino no se arruina. Tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino es el resultado de que algo se cae del vino. No tiene nada que ver con un deterioro. Si fuera un problema de contaminación, normalmente vería un crecimiento en la parte superior, cerca de la bolsa de aire en la botella de vino. Los mohos, las bacterias y otros pequeños desagradables necesitan oxígeno para crecer y tienden a formarse cerca de él.

¿Qué causó el sedimento?
Hay tres razones principales por las que hay sedimentos en el fondo de las botellas de vino:

  • Embotellaste el vino demasiado pronto
    Esta es, con mucho, la razón más común de sedimentación en las botellas de vino. Es posible que un vino casero se vea razonablemente claro y aún tenga algo de sedimento para dar. Lo último que se desprende de la fermentación son las partículas más finas, tan finas como la harina. Las partículas más pesadas se caen antes. Cada una de estas partículas individuales no se puede ver a simple vista, pero en números pueden agregar una turbidez al vino. A veces la turbidez es tan leve que pasa desapercibida. La mejor manera de asegurarse de que todas las partículas de la fermentación se hayan asentado es utilizar un clarificador de vino o un agente clarificante. Un clarificador de vino recolectará y arrastrará las partículas de una manera más rápida y eficiente. Otra cosa que puede hacer es tener más paciencia. Cuando coloque el vino en una bombona fresca, déle suficiente tiempo para que muestre la presencia de sedimentos: dos semanas, incluso un mes. A veces, todo lo que se necesita es más tiempo.
  • Se están formando cristales de bitartrato de potasio
    El bitartrato de potasio es esencialmente ácido tartárico que se cristaliza y luego se cae del vino. Esto ocurre más comúnmente con los vinos de uva que se elaboran a partir de uvas frescas reales. Y es más común en los vinos blancos que en los tintos. Las uvas son ricas en ácido tartárico. Es el ácido más abundante que se encuentra en una uva. A veces hay más ácido tartárico en el vino del que el vino puede contener en solución. El resultado es la formación de cristales de bitartrato, a veces denominados diamantes de vino. Estos son cristales muy pequeños que se parecen a la sal. Ellos forman de la nada, por así decirlo. Es importante tener en cuenta que cuanto más frío está el vino, menos ácido tartárico puede contener. Por lo tanto, es posible que un vino brillantemente claro forme estos cristales meses después, cuando llegue el clima más fresco. Para evitar que esto suceda, muchas bodegas enfrían el vino recién hecho para que se formen cristales antes del embotellado, lo que hace que el vino sea estable en frío. Como enólogo casero, si está elaborando vino a partir de uvas, no sería una mala idea enfriar el vino durante una semana o dos antes de embotellarlo para permitir la oportunidad de que se formen cristales de bitartrato de potasio. Para ayudar a atraer aún más el proceso, puede agregar Cremor tártaro al vino. Estas son las cosas que puedes comprar en el especiero de la tienda. Solo se necesita una pequeña cantidad: de 1/4 de cucharadita a 5 galones es suficiente. Esto potencialmente desencadenará una reacción en cadena de formación de cristales.
  • La proteína está cayendo del vino
    Al igual que el exceso de ácido tartárico puede caer de un vino en forma de cristales diminutos, el exceso de proteína puede caer de un vino en forma de polvo o sustancia de aspecto polvoriento. La mayor parte de la proteína se encuentra en forma de taninos. Estos taninos pueden comenzar a formar depósitos meses después de que el vino ha sido aclarado y embotellado. Es cuando una botella de vino se vuelve un poco más cálida que a veces se puede ver que comienzan a formarse y asentarse. A veces se puede observar esto incluso en el vino elaborado comercialmente. Aparece como un depósito de sedimento oscuro y polvoriento en el fondo de la botella de vino. Este es el menos razón común para tener sedimentos en el fondo de las botellas de vino. La mayoría de los vinos caseros no tendrán un exceso de proteínas, pero sucede. Es más común en los vinos tintos, ya sea de uva o fruta. A menudo es el resultado de que la fruta se procesa en exceso o se deja en la fermentación demasiado tiempo. También puede deberse a almacenar el vino a una temperatura demasiado cálida. Una forma de ayudar a evitar que surja esta inestabilidad es tratar el vino con bentonita. Este es un clarificador que es muy eficaz para eliminar cantidades significativas de proteína de un vino. Es utilizado habitualmente por las bodegas después de la fermentación para eliminar la levadura más rápidamente.

¿Puedo deshacerme del sedimento?
No existe una forma mágica de deshacerse de cualquier sedimento que pueda encontrar en el fondo de sus botellas de vino.

Es posible volver a embotellar un vino. Puede volver a decantar las botellas de vino en un recipiente común, dejar que el vino se aclare unos días y luego volver a embotellar. Pero este tratamiento tiene una desventaja por la exposición excesiva al aire. El vino puede oxidarse si no se tiene mucho cuidado. Será importante tratar el vino con metabisulfito de potasio al decantarlo y nuevamente antes de volverlo a embotellar. Esto ayudará a expulsar el oxígeno que se ha saturado en el vino durante la decantación. También ayudará a mantener el vino fresco y libre de deterioro.

En realidad, el mejor camino para este tipo de fallas en el vino es la prevención. Haga cosas que ayuden a evitar que se formen sedimentos en las botellas de vino: déle al vino suficiente tiempo para limpiar, use bentonita de manera rutinaria si puede, enfríe sus vinos de uva, no macere demasiado la fruta y no la deje en la fermentación. demasiado tiempo: de 3 a 6 días es suficiente. Si hace estas cosas simples, tener sedimentos en sus botellas de vino nunca debería ser un problema.

Si descubre que tiene sedimentos en el fondo de sus botellas de vino, le alegrará saber que no afecta el sabor o el carácter del vino de ninguna manera negativa. De hecho, el vino generalmente mejorará después de tal ocurrencia. Es principalmente una cuestión de estética. ¿Quién quiere compartir un vino con sedimento en el fondo?

Dicho esto, si te quedas con el vino para ti, no hay daño, no hay falta. Vierta con cuidado el vino en su copa. Cuando llegues al fondo de la botella, tira lo último por el desagüe. ¡Problema resuelto!

Feliz vinificación,
Ed Kraus
—–
Ed Kraus es un cervecero / enólogo casero de tercera generación y ha sido propietario de E. C. Kraus desde 1999. Ha estado ayudando a las personas a hacer mejores vinos y cervezas durante más de 25 años.


Ver el vídeo: Cómo enfriar vino rápidamente . Todo sobre el Vino. Lidl España (Enero 2022).