Recetas tradicionales

Esto es lo que dice tu pedido de café sobre ti

Esto es lo que dice tu pedido de café sobre ti

Cómo toma tu cafe? Esto puede parecer una pregunta simple, pero la respuesta tiene más significado de lo que cree.

El café es una de las bebidas más populares. en el mundo. La razón principal puede deberse al sabor, pero todos toman su café de manera diferente. En pocas palabras: hay muchas cosas que dice tu pedido de café sobre ti.

Toma tu café negro? Tu barista podría tener miedo de ti. ¿Espolvorearlo con aderezos y crema batida? Miembros de Starbucks Gold estás pensando que eres un novato.

Esto es lo que dice tu pedido de café sobre ti.

Negro o sin nada añadido

No pierdas el tiempo. La razón por la que las personas agregan crema o azúcar a su café es porque no pueden manejar su sabor oscuro, fuerte y amargo. Debido a esto, el café negro ha obtenido el estereotipo de que es consumido por personas de ritmo rápido en la fuerza laboral, en busca de su próxima dosis de cafeína. Entonces, ¿quién es el bebedor estereotipado de un café negro? El neoyorquino.

Lattes

El bebedor de café con leche cae en algún lugar entre los bebedores de café serios y los aficionados. Tienen la capacidad de disfrutar de una bebida que sabe a café o que en realidad se parece a algo parecido, pero aún necesitan un poco de leche agregado para quitar el borde. Los bebedores de café con leche conocen su equilibrio, pero eso tiene un precio. Hay una razón por la que se les llama café con leche: cuestan un café con leche. (¿Demasiado?)

Mocha, Frappé u otras bebidas de postre

Una palabra: aficionado. Este orden de bebidas es el polo opuesto de un café negro, lo que le da el estereotipo opuesto. Si entras en un Starbucks y pides un Carmel Mocha con extra de caramelo, también puede hacer un viaje por la calle a su restaurante local y pedir un batido. Toma un descanso, piensa en tu ordeny responda esta pregunta: ¿Se parece a un batido de alguna manera, forma o forma? En la respuesta es sí, apégate al menú de postres.


17 cosas que tu barista de Starbucks se muere por decirte

No, no creemos que el moca cuádruple de 9 bombas sea una buena idea.

1. Por lo menos * INTENTE * decirnos su bebida en el orden correcto.

Esto no se debe a que seamos adherentes al estilo de Starbucks: es porque hace que todo lo que hacemos sea más rápido (lo que en última instancia significa que obtendrá su café más rápido). Por ejemplo: si no nos dice si quiere su bebida caliente o helada primero, no lo escribiremos en la taza correcta. Y luego, básicamente, todo es cuesta abajo desde allí.

Intente hacerlo en este orden: ¿Tamaño de bebida descafeinada caliente o helada? cantidad de tiros de jarabe? & mdashcuánto? tipo de leche algo mas? (como caramelo extra, ¿diva?) luego, por último, tu bebida. (#PSL de por vida).

2. No se ofenda si su nombre está mal escrito.

Hola Marbra / Bionka / AirInn / Fibi, lo estamos intentando. Cálmate.

3. Deje de llamar a los tamaños de bebida Small, Medium y Large.

En Starbucks se llaman Short, Tall, Grande y Venti. Supérate y llámalos así, por favor: nos ayudará a todos a evitar confusiones.

4. Pedir caramelo extra no es lindo.

Se llama "llovizna" por una razón. Si esperas en secreto que desenroscamos la tapa y echamos algunas cucharadas, simplemente ve al grano. Pero prepárate para que pongamos los ojos en blanco.

5. No, no creemos que su quad-mocha de nueve bombas suene bien.

De hecho, nos dan ganas de vomitar, sobre todo cuando lo pides a primera hora de la mañana y todavía tenemos que recuperar la sobriedad. (Hay muchas posibilidades de que abramos el lugar a las 4 a.m., y es posible que el vodka tonic de anoche no sea una cosa del pasado todavía).

6. Tu café no es lo más importante del mundo.

A veces cometemos errores. A veces derramamos cosas. En lugar de exigir saber qué es lo que está tardando tanto, tómate un momento para notar que nos estamos rompiendo el culo y tratando de hacer nuestro mejor esfuerzo. Mejor aún: si, de hecho, derramamos algo y se está formando lentamente una quemadura de grado, tal vez pregunte si estamos bien. Somos humanos. Lo que me lleva a mi siguiente punto.

7. No preguntes si somos robots.

No somos robots y no creerás cuántas personas nos hacen esta pregunta totalmente degradante. Podríamos hacer un millón de tazas de café al día según sus especificaciones exactas, pero no dude en comprar un Keurig si cree que las máquinas hacen mejor café que las personas.

8. Odiamos a quien inventó el "doble mezclado".

Algún genio pensó que esta era una forma inteligente de obtener un Frappuccino "más suave". Pero lo que realmente obtienes es un batido extra aguado. ¿De verdad quieres que nos veamos obligados a poner tu gran bebida en un venti cup? ¿Eso te hace sentir bien contigo mismo y mdash como si hubieras engañado al sistema? Sea un hombre de verdad y, en su lugar, pida un café con leche helado sin hielo.

9. El verano en Starbucks apesta.

¿Ha experimentado un subidón de Frappuccino? No es lindo. Especialmente si pide bebidas de mezcla doble (ver arriba). Mezclar lleva tiempo, mezclar la base de Frappuccino lleva tiempo y todo el proceso es pegajoso y molesto. Tenga paciencia y la mayoría de las tiendas solo tienen dos licuadoras.

10. Sí, tenemos baños. No, no son para bañarse.

Hagas lo que hagas en el baño, tenemos que limpiarlo. Todos hemos visto cosas bastante horribles. Y no obtenemos ningún crédito por ello (no, una propina de 50 centavos no cubre orinar en el suelo). El respeto.

11. Nada es peor que preparar un capuchino extraespumante sin grasa.

La leche desnatada produce una espuma horrible. Es mejor pedir un café con leche.

12. Borra eso. No hay nada peor que hacer un café con leche sin espuma.

Tenemos que sacar la espuma de tu bebida con la mano, lo que ralentiza todo. En nombre de todos los baristas del mundo, permítanme decirles que la espuma es algo bueno.

13. Amamos a nuestros clientes habituales.

Las personas que vienen todos los días se ganan un lugar especial en nuestros corazones. Nos encanta saber qué hacer para cuando entre por la puerta y pregunte cómo está. Siempre se siente bien ver una cara amiga antes del mediodía, así que, por favor, nunca seas un extraño.

14. Di "¡Hola!"

Puede que estés cansado. Es posible que todavía no hayas consumido cafeína. Pero por el amor de Dios, cuando decimos: "¡Hola! ¿Cómo estás?" Realmente nos encantaría una respuesta. Hará que todo el intercambio sea un poco más agradable para todos los involucrados.

15. Si es amable, puede que tengamos un regalo para usted.

Porque ser amable vale la pena y mdashyou puede que obtengas esa extraña oportunidad que tenemos sentados del single Americano o del triple mocha. ¿No tienes ganas de ser amable? Ese tiro se va por el desagüe. Ésta es nuestra fuente de poder.

16. Starbucks es realmente mejor en Seattle.

Starbucks en la Ciudad Esmeralda es simplemente mejor. No trates de entender. Solo vamos.

17. No, no puede tomar más de una muestra.

Seriamente. No seas ese tipo.

Sigue a Delish en Instagram.


17 cosas que tu barista de Starbucks se muere por decirte

No, no creemos que el moca cuádruple de 9 bombas sea una buena idea.

1. Por lo menos * INTENTE * decirnos su bebida en el orden correcto.

Esto no se debe a que seamos adherentes al estilo de Starbucks: es porque hace que todo lo que hacemos sea más rápido (lo que en última instancia significa que obtendrá su café más rápido). Por ejemplo: si no nos dice si quiere su bebida caliente o helada primero, no lo escribiremos en la taza correcta. Y luego, básicamente, todo es cuesta abajo desde allí.

Intente hacerlo en este orden: ¿Tamaño de bebida descafeinada caliente o helada? cantidad de tiros de jarabe? & mdashcuánto? tipo de leche algo mas? (como caramelo extra, ¿diva?) luego, por último, tu bebida. (#PSL de por vida).

2. No se ofenda si su nombre está mal escrito.

Hola Marbra / Bionka / AirInn / Fibi, lo estamos intentando. Cálmate.

3. Deje de llamar a los tamaños de bebida Small, Medium y Large.

En Starbucks se llaman Short, Tall, Grande y Venti. Supérate y llámalos así, por favor: nos ayudará a todos a evitar confusiones.

4. Pedir caramelo extra no es lindo.

Se llama "llovizna" por una razón. Si esperas en secreto que desenroscamos la tapa y echamos algunas cucharadas, simplemente ve al grano. Pero prepárate para que pongamos los ojos en blanco.

5. No, no creemos que su quad-mocha de nueve bombas suene bien.

De hecho, nos dan ganas de vomitar, sobre todo cuando lo pides a primera hora de la mañana y todavía tenemos que recuperar la sobriedad. (Hay muchas posibilidades de que abramos el lugar a las 4 a.m., y es posible que el vodka tonic de anoche no sea una cosa del pasado todavía).

6. Tu café no es lo más importante del mundo.

A veces cometemos errores. A veces derramamos cosas. En lugar de exigir saber qué es lo que está tardando tanto, tómate un momento para notar que nos rompemos el culo y tratamos de hacer lo mejor que podemos. Mejor aún: si, de hecho, derramamos algo y se está formando lentamente una quemadura de grado, tal vez pregunte si estamos bien. Somos humanos. Lo que me lleva a mi siguiente punto.

7. No preguntes si somos robots.

No somos robots y no creerás cuántas personas nos hacen esta pregunta totalmente degradante. Podríamos hacer un millón de tazas de café al día según sus especificaciones exactas, pero no dude en comprar un Keurig si cree que las máquinas hacen mejor café que las personas.

8. Odiamos a quien inventó el "doble mezclado".

Algún genio pensó que esta era una forma inteligente de obtener un Frappuccino "más suave". Pero lo que realmente estás obteniendo es un batido extra aguado. ¿De verdad quieres que nos veamos obligados a poner tu gran bebida en un venti cup? ¿Eso te hace sentir bien contigo mismo y mdash como si hubieras engañado al sistema? Sea un hombre de verdad y, en su lugar, pida un café con leche helado sin hielo.

9. El verano en Starbucks apesta.

¿Ha experimentado un subidón de Frappuccino? No es lindo. Especialmente si pide bebidas de mezcla doble (ver arriba). Mezclar lleva tiempo, mezclar la base de Frappuccino lleva tiempo y todo el proceso es pegajoso y molesto. Tenga paciencia y la mayoría de las tiendas solo tienen dos licuadoras.

10. Sí, tenemos baños. No, no son para bañarse.

Hagas lo que hagas en el baño, tenemos que limpiarlo. Todos hemos visto cosas bastante horribles. Y no obtenemos ningún crédito por ello (no, una propina de 50 centavos no cubre orinar en el suelo). El respeto.

11. Nada es peor que preparar un capuchino extraespumante sin grasa.

La leche desnatada produce una espuma horrible. Es mejor pedir un café con leche.

12. Borra eso. No hay nada peor que hacer un café con leche sin espuma.

Tenemos que sacar la espuma de tu bebida con la mano, lo que ralentiza todo. En nombre de todos los baristas del mundo, permítanme decirles que la espuma es algo bueno.

13. Amamos a nuestros clientes habituales.

Las personas que vienen todos los días se ganan un lugar especial en nuestros corazones. Nos encanta saber qué hacer para cuando entre por la puerta y pregunte cómo está. Siempre se siente bien ver una cara amiga antes del mediodía, así que, por favor, nunca seas un extraño.

14. Di "¡Hola!"

Puede que estés cansado. Es posible que todavía no hayas consumido cafeína. Pero por el amor de Dios, cuando decimos: "¡Hola! ¿Cómo estás?" Realmente nos encantaría una respuesta. Hará que todo el intercambio sea un poco más agradable para todos los involucrados.

15. Si es amable, puede que tengamos un regalo para usted.

Porque ser amable vale la pena y mdashyou puede que obtengas esa extraña oportunidad que tenemos sentados del single Americano o del triple mocha. ¿No tienes ganas de ser amable? Ese tiro se va por el desagüe. Ésta es nuestra fuente de poder.

16. Starbucks es realmente mejor en Seattle.

Starbucks en la Ciudad Esmeralda es simplemente mejor. No trates de entender. Solo vamos.

17. No, no puede tomar más de una muestra.

Seriamente. No seas ese tipo.

Sigue a Delish en Instagram.


17 cosas que tu barista de Starbucks se muere por decirte

No, no creemos que el moca cuádruple de 9 bombas sea una buena idea.

1. Por lo menos * INTENTE * decirnos su bebida en el orden correcto.

Esto no se debe a que seamos adherentes al estilo de Starbucks: es porque hace que todo lo que hacemos sea más rápido (lo que en última instancia significa que obtendrá su café más rápido). Por ejemplo: si no nos dice si quiere su bebida caliente o helada primero, no lo escribiremos en la taza correcta. Y luego, básicamente, todo es cuesta abajo desde allí.

Intente hacerlo en este orden: ¿Tamaño de bebida descafeinada caliente o helada? cantidad de tiros de jarabe? & mdashcuánto? tipo de leche algo mas? (como caramelo extra, ¿diva?) y luego, por último, tu bebida. (#PSL de por vida).

2. No se ofenda si su nombre está mal escrito.

Hola Marbra / Bionka / AirInn / Fibi, lo estamos intentando. Cálmate.

3. Deje de llamar a los tamaños de bebida Small, Medium y Large.

En Starbucks se llaman Short, Tall, Grande y Venti. Supérate y llámalos así, por favor: nos ayudará a todos a evitar confusiones.

4. Pedir caramelo extra no es lindo.

Se llama "llovizna" por una razón. Si esperas en secreto que desenroscamos la tapa y echamos algunas cucharadas, simplemente ve al grano. Pero prepárate para que pongamos los ojos en blanco.

5. No, no creemos que su quad-mocha de nueve bombas suene bien.

De hecho, nos dan ganas de vomitar, sobre todo cuando lo pides a primera hora de la mañana y todavía tenemos que recuperar la sobriedad. (Hay muchas posibilidades de que abramos el lugar a las 4 a.m., y es posible que el vodka tonic de anoche no sea una cosa del pasado todavía).

6. Tu café no es lo más importante del mundo.

A veces cometemos errores. A veces derramamos cosas. En lugar de exigir saber qué es lo que está tardando tanto, tómate un momento para notar que nos estamos rompiendo el culo y tratando de hacer nuestro mejor esfuerzo. Mejor aún: si, de hecho, derramamos algo y se está formando lentamente una quemadura de grado, tal vez pregunte si estamos bien. Somos humanos. Lo que me lleva a mi siguiente punto.

7. No preguntes si somos robots.

No somos robots y no creerás cuántas personas nos hacen esta pregunta totalmente degradante. Podríamos hacer un millón de tazas de café al día según sus especificaciones exactas, pero siéntase libre de comprar un Keurig si cree que las máquinas hacen mejor café que las personas.

8. Odiamos a quien inventó el "doble mezclado".

Algún genio pensó que esta era una forma inteligente de obtener un Frappuccino "más suave". Pero lo que realmente obtienes es un batido extra aguado. ¿De verdad quieres que nos veamos obligados a poner tu gran bebida en un venti cup? ¿Eso te hace sentir bien contigo mismo y mdash como si hubieras engañado al sistema? Sea un hombre de verdad y, en su lugar, pida un café con leche helado sin hielo.

9. El verano en Starbucks apesta.

¿Ha experimentado un subidón de Frappuccino? No es lindo. Especialmente si pide bebidas de mezcla doble (ver arriba). Mezclar lleva tiempo, mezclar la base de Frappuccino lleva tiempo y todo el proceso es pegajoso y molesto. Tenga paciencia y la mayoría de las tiendas solo tienen dos licuadoras.

10. Sí, tenemos baños. No, no son para bañarse.

Hagas lo que hagas en el baño, tenemos que limpiarlo. Todos hemos visto cosas bastante horribles. Y no obtenemos ningún crédito por ello (no, una propina de 50 centavos no cubre orinar en el suelo). El respeto.

11. Nada es peor que preparar un capuchino extraespumante sin grasa.

La leche desnatada produce una espuma horrible. Es mejor pedir un café con leche.

12. Borra eso. No hay nada peor que hacer un café con leche sin espuma.

Tenemos que sacar la espuma de tu bebida con la mano, lo que ralentiza todo. En nombre de todos los baristas del mundo, permítanme decirles que la espuma es algo bueno.

13. Amamos a nuestros clientes habituales.

Las personas que vienen todos los días se ganan un lugar especial en nuestros corazones. Nos encanta saber qué hacer para cuando entre por la puerta y pregunte cómo está. Siempre se siente bien ver una cara amiga antes del mediodía, así que, por favor, nunca seas un extraño.

14. Di "¡Hola!"

Puede que estés cansado. Es posible que todavía no hayas consumido cafeína. Pero por el amor de Dios, cuando decimos: "¡Hola! ¿Cómo estás?" Realmente nos encantaría una respuesta. Hará que todo el intercambio sea un poco más agradable para todos los involucrados.

15. Si es amable, puede que tengamos un regalo para usted.

Porque ser amable vale la pena y mdashyou puede que obtengas esa extraña oportunidad que tenemos sentados del single Americano o del triple mocha. ¿No tienes ganas de ser amable? Ese tiro se va por el desagüe. Ésta es nuestra fuente de poder.

16. Starbucks es realmente mejor en Seattle.

Starbucks en la Ciudad Esmeralda es simplemente mejor. No trates de entender. Solo vamos.

17. No, no puede tomar más de una muestra.

Seriamente. No seas ese tipo.

Sigue a Delish en Instagram.


17 cosas que tu barista de Starbucks se muere por decirte

No, no creemos que el moca cuádruple de 9 bombas sea una buena idea.

1. Por lo menos * INTENTE * decirnos su bebida en el orden correcto.

Esto no se debe a que seamos adherentes al estilo de Starbucks: es porque hace que todo lo que hacemos sea más rápido (lo que en última instancia significa que obtendrá su café más rápido). Por ejemplo: si no nos dice si quiere su bebida caliente o helada primero, no lo escribiremos en la taza correcta. Y luego, básicamente, todo es cuesta abajo desde allí.

Intente hacerlo en este orden: ¿Tamaño de bebida descafeinada caliente o helada? cantidad de tiros de jarabe? & mdashcuánto? tipo de leche algo mas? (como caramelo extra, ¿diva?) luego, por último, tu bebida. (#PSL de por vida).

2. No se ofenda si su nombre está mal escrito.

Hola Marbra / Bionka / AirInn / Fibi, lo estamos intentando. Cálmate.

3. Deje de llamar a los tamaños de bebida Small, Medium y Large.

En Starbucks se llaman Short, Tall, Grande y Venti. Supérate y llámalos así, por favor: nos ayudará a todos a evitar confusiones.

4. Pedir caramelo extra no es lindo.

Se llama "llovizna" por una razón. Si esperas en secreto que desenroscamos la tapa y echamos algunas cucharadas, simplemente ve al grano. Pero prepárate para que pongamos los ojos en blanco.

5. No, no creemos que su quad-mocha de nueve bombas suene bien.

De hecho, nos dan ganas de vomitar, sobre todo cuando lo pides a primera hora de la mañana y todavía tenemos que recuperar la sobriedad. (Hay muchas posibilidades de que abramos el lugar a las 4 a.m., y es posible que el vodka tonic de anoche no sea una cosa del pasado todavía).

6. Tu café no es lo más importante del mundo.

A veces cometemos errores. A veces derramamos cosas. En lugar de exigir saber qué es lo que está tardando tanto, tómate un momento para notar que nos estamos rompiendo el culo y tratando de hacer nuestro mejor esfuerzo. Mejor aún: si, de hecho, derramamos algo y se está formando lentamente una quemadura de grado, tal vez pregunte si estamos bien. Somos humanos. Lo que me lleva a mi siguiente punto.

7. No preguntes si somos robots.

No somos robots y no creerás cuántas personas nos hacen esta pregunta totalmente degradante. Podríamos hacer un millón de tazas de café al día según sus especificaciones exactas, pero siéntase libre de comprar un Keurig si cree que las máquinas hacen mejor café que las personas.

8. Odiamos a quien inventó el "doble mezclado".

Algún genio pensó que esta era una forma inteligente de obtener un Frappuccino "más suave". Pero lo que realmente estás obteniendo es un batido extra aguado. ¿De verdad quieres que nos veamos obligados a poner tu gran bebida en un venti cup? ¿Eso te hace sentir bien contigo mismo y mdash como si hubieras engañado al sistema? Sea un hombre de verdad y simplemente pida un café con leche helado sin hielo.

9. El verano en Starbucks apesta.

¿Ha experimentado un subidón de Frappuccino? No es lindo. Especialmente si pide bebidas de mezcla doble (ver arriba). Mezclar lleva tiempo, mezclar la base de Frappuccino lleva tiempo y todo el proceso es pegajoso y molesto. Tenga paciencia y la mayoría de las tiendas solo tienen dos licuadoras.

10. Sí, tenemos baños. No, no son para bañarse.

Hagas lo que hagas en el baño, tenemos que limpiarlo. Todos hemos visto cosas bastante horribles. Y no obtenemos ningún crédito por ello (no, una propina de 50 centavos no cubre orinar en el suelo). El respeto.

11. Nada es peor que preparar un capuchino extraespumante sin grasa.

La leche desnatada produce una espuma horrible. Es mejor pedir un café con leche.

12. Borra eso. No hay nada peor que hacer un café con leche sin espuma.

Tenemos que sacar la espuma de tu bebida con la mano, lo que ralentiza todo. En nombre de todos los baristas del mundo, déjeme decirle que la espuma es algo bueno.

13. Amamos a nuestros clientes habituales.

Las personas que vienen todos los días se ganan un lugar especial en nuestros corazones. Nos encanta saber qué hacer para cuando entre por la puerta y pregunte cómo está. Siempre se siente bien ver una cara amiga antes del mediodía, así que, por favor, nunca seas un extraño.

14. Di "¡Hola!"

Puede que estés cansado. Es posible que todavía no hayas consumido cafeína. Pero por el amor de Dios, cuando decimos: "¡Hola! ¿Cómo estás?" Realmente nos encantaría una respuesta. Hará que todo el intercambio sea un poco más agradable para todos los involucrados.

15. Si es amable, puede que tengamos un regalo para usted.

Porque ser amable vale la pena y mdashyou puede que obtengas esa extraña oportunidad que tenemos sentados del single Americano o del triple mocha. ¿No tienes ganas de ser amable? Ese tiro se va por el desagüe. Ésta es nuestra fuente de poder.

16. Starbucks es realmente mejor en Seattle.

Starbucks en la Ciudad Esmeralda es simplemente mejor. No trates de entender. Solo vamos.

17. No, no puede tomar más de una muestra.

Seriamente. No seas ese tipo.

Sigue a Delish en Instagram.


17 cosas que tu barista de Starbucks se muere por decirte

No, no creemos que el moca cuádruple de 9 bombas sea una buena idea.

1. Por lo menos * INTENTE * decirnos su bebida en el orden correcto.

Esto no se debe a que seamos adherentes al estilo de Starbucks: es porque hace que todo lo que hacemos sea más rápido (lo que en última instancia significa que obtendrá su café más rápido). Por ejemplo: si no nos dice si quiere su bebida caliente o helada primero, no lo escribiremos en la taza correcta. Y luego, básicamente, todo es cuesta abajo desde allí.

Intente hacerlo en este orden: ¿Tamaño de bebida descafeinada caliente o helada? cantidad de tiros de jarabe? & mdashcuánto? tipo de leche algo mas? (como caramelo extra, ¿diva?) y luego, por último, tu bebida. (#PSL de por vida).

2. No se ofenda si su nombre está mal escrito.

Hola Marbra / Bionka / AirInn / Fibi, lo estamos intentando. Cálmate.

3. Deje de llamar a los tamaños de bebida Small, Medium y Large.

En Starbucks se llaman Short, Tall, Grande y Venti. Supérate y llámalos así, por favor: nos ayudará a todos a evitar confusiones.

4. Pedir caramelo extra no es lindo.

Se llama "llovizna" por una razón. Si esperas en secreto que desenroscamos la tapa y echamos algunas cucharadas, simplemente ve al grano. Pero prepárate para que pongamos los ojos en blanco.

5. No, no creemos que su quad-mocha de nueve bombas suene bien.

De hecho, nos dan ganas de vomitar, sobre todo cuando lo pides a primera hora de la mañana y todavía tenemos que recuperar la sobriedad. (Hay muchas posibilidades de que abramos el lugar a las 4 a.m., y el vodka tonic de anoche podría no ser algo del pasado todavía).

6. Tu café no es lo más importante del mundo.

A veces cometemos errores. A veces derramamos cosas. En lugar de exigir saber qué es lo que está tardando tanto, tómate un momento para notar que nos estamos rompiendo el culo y tratando de hacer nuestro mejor esfuerzo. Mejor aún: si, de hecho, derramamos algo y se está formando lentamente una quemadura de grado, tal vez pregunte si estamos bien. Somos humanos. Lo que me lleva a mi siguiente punto.

7. No preguntes si somos robots.

No somos robots y no creerás cuántas personas nos hacen esta pregunta totalmente degradante. Podríamos hacer un millón de tazas de café al día según sus especificaciones exactas, pero siéntase libre de comprar un Keurig si cree que las máquinas hacen mejor café que las personas.

8. Odiamos a quien inventó el "doble mezclado".

Algún genio pensó que esta era una forma inteligente de obtener un Frappuccino "más suave". Pero lo que realmente obtienes es un batido extra aguado. ¿De verdad quieres que nos veamos obligados a poner tu gran bebida en un venti cup? ¿Eso te hace sentir bien contigo mismo y mdash como si hubieras engañado al sistema? Sea un hombre de verdad y, en su lugar, pida un café con leche helado sin hielo.

9. El verano en Starbucks apesta.

¿Ha experimentado un subidón de Frappuccino? No es lindo. Especialmente si pide bebidas de mezcla doble (ver arriba). Mezclar lleva tiempo, mezclar la base de Frappuccino lleva tiempo y todo el proceso es pegajoso y molesto. Tenga paciencia y la mayoría de las tiendas solo tienen dos licuadoras.

10. Sí, tenemos baños. No, no son para bañarse.

Hagas lo que hagas en el baño, tenemos que limpiarlo. Todos hemos visto cosas bastante horribles. Y no obtenemos ningún crédito por ello (no, una propina de 50 centavos no cubre orinar en el piso). El respeto.

11. Nada es peor que preparar un capuchino extraespumante sin grasa.

La leche desnatada produce una espuma horrible. Es mejor pedir un café con leche.

12. Borra eso. No hay nada peor que hacer un café con leche sin espuma.

Tenemos que sacar la espuma de tu bebida con la mano, lo que ralentiza todo. En nombre de todos los baristas del mundo, permítanme decirles que la espuma es algo bueno.

13. Amamos a nuestros clientes habituales.

Las personas que vienen todos los días se ganan un lugar especial en nuestros corazones. Nos encanta saber qué hacer para cuando entre por la puerta y pregunte cómo está. Siempre se siente bien ver una cara amiga antes del mediodía, así que, por favor, nunca seas un extraño.

14. Di "¡Hola!"

Puede que estés cansado. Es posible que todavía no hayas consumido cafeína. Pero por el amor de Dios, cuando decimos: "¡Hola! ¿Cómo estás?" Realmente nos encantaría una respuesta. Hará que todo el intercambio sea un poco más agradable para todos los involucrados.

15. Si es amable, puede que tengamos un regalo para usted.

Porque ser amable vale la pena y mdashyou puede que obtengas esa extraña oportunidad que tenemos sentados del single Americano o del triple mocha. ¿No tienes ganas de ser amable? Ese tiro se va por el desagüe. Ésta es nuestra fuente de poder.

16. Starbucks es realmente mejor en Seattle.

Starbucks en la Ciudad Esmeralda es simplemente mejor. No trates de entender. Solo vamos.

17. No, no puede tomar más de una muestra.

Seriamente. No seas ese tipo.

Sigue a Delish en Instagram.


17 cosas que tu barista de Starbucks se muere por decirte

No, no creemos que el moca cuádruple de 9 bombas sea una buena idea.

1. Por lo menos * INTENTE * decirnos su bebida en el orden correcto.

Esto no se debe a que seamos adherentes al estilo de Starbucks: es porque hace que todo lo que hacemos sea más rápido (lo que en última instancia significa que obtendrá su café más rápido). Por ejemplo: si no nos dice si quiere su bebida caliente o helada primero, no lo escribiremos en la taza correcta. Y luego, básicamente, todo es cuesta abajo desde allí.

Trate de hacerlo en este orden: ¿Tamaño de bebida descafeinada caliente o helada? cantidad de tiros de jarabe? & mdashcuánto? tipo de leche algo mas? (como caramelo extra, ¿diva?) y luego, por último, tu bebida. (#PSL de por vida).

2. No se ofenda si su nombre está mal escrito.

Hola Marbra / Bionka / AirInn / Fibi, lo estamos intentando. Cálmate.

3. Deje de llamar a los tamaños de bebida Small, Medium y Large.

En Starbucks se llaman Short, Tall, Grande y Venti. Supérate y llámalos así, por favor: nos ayudará a todos a evitar confusiones.

4. Pedir caramelo extra no es lindo.

Se llama "llovizna" por una razón. Si esperas en secreto que desenroscamos la tapa y echamos algunas cucharadas, simplemente ve al grano. Pero prepárate para que pongamos los ojos en blanco.

5. No, no creemos que su quad-mocha de nueve bombas suene bien.

De hecho, nos dan ganas de vomitar, especialmente cuando lo pides a primera hora de la mañana y aún no hemos recobrado la sobriedad. (Hay muchas posibilidades de que abramos el lugar a las 4 a.m., y el vodka tonic de anoche podría no ser algo del pasado todavía).

6. Tu café no es lo más importante del mundo.

A veces cometemos errores. A veces derramamos cosas. En lugar de exigir saber qué es lo que está tardando tanto, tómate un momento para notar que nos rompemos el culo y tratamos de hacer nuestro mejor esfuerzo. Mejor aún: si, de hecho, derramamos algo y se está formando lentamente una quemadura de grado, tal vez pregunte si estamos bien. Somos humanos. Lo que me lleva a mi siguiente punto.

7. No preguntes si somos robots.

No somos robots y no creerás cuántas personas nos hacen esta pregunta totalmente degradante. Podríamos hacer un millón de tazas de café al día según sus especificaciones exactas, pero siéntase libre de comprar un Keurig si cree que las máquinas hacen mejor café que las personas.

8. Odiamos a quien inventó el "doble mezclado".

Algún genio pensó que esta era una forma inteligente de obtener un Frappuccino "más suave". Pero lo que realmente estás obteniendo es un batido extra aguado. ¿De verdad quieres que nos veamos obligados a poner tu gran bebida en un venti cup? ¿Eso te hace sentir bien contigo mismo y mdash como si hubieras engañado al sistema? Sea un hombre de verdad y, en su lugar, pida un café con leche helado sin hielo.

9. El verano en Starbucks apesta.

¿Ha experimentado un subidón de Frappuccino? No es lindo. Especialmente si pide bebidas de mezcla doble (ver arriba). Mezclar lleva tiempo, mezclar la base de Frappuccino lleva tiempo y todo el proceso es pegajoso y molesto. Tenga paciencia y la mayoría de las tiendas solo tienen dos licuadoras.

10. Sí, tenemos baños. No, no son para bañarse.

Hagas lo que hagas en el baño, tenemos que limpiarlo. Todos hemos visto cosas bastante horribles. Y no obtenemos ningún crédito por ello (no, una propina de 50 centavos no cubre orinar en el piso). El respeto.

11. Nada es peor que preparar un capuchino extraespumante sin grasa.

La leche desnatada produce una espuma horrible. Es mejor pedir un café con leche.

12. Borra eso. No hay nada peor que hacer un café con leche sin espuma.

Tenemos que sacar la espuma de tu bebida con la mano, lo que ralentiza todo. En nombre de todos los baristas del mundo, permítanme decirles que la espuma es algo bueno.

13. Amamos a nuestros clientes habituales.

Las personas que vienen todos los días se ganan un lugar especial en nuestros corazones. Nos encanta saber qué hacer para cuando entre por la puerta y pregunte cómo está. Siempre se siente bien ver una cara amiga antes del mediodía, así que, por favor, nunca seas un extraño.

14. Di "¡Hola!"

Puede que estés cansado. Es posible que todavía no hayas consumido cafeína. Pero por el amor de Dios, cuando decimos: "¡Hola! ¿Cómo estás?" Realmente nos encantaría una respuesta. Hará que todo el intercambio sea un poco más agradable para todos los involucrados.

15. Si es amable, es posible que tengamos un regalo para usted.

Porque ser amable vale la pena y mdashyou puede que obtengas esa extraña oportunidad que tenemos sentados del single Americano o del triple mocha. ¿No tienes ganas de ser amable? Ese tiro se va por el desagüe. Ésta es nuestra fuente de poder.

16. Starbucks es realmente mejor en Seattle.

Starbucks en la Ciudad Esmeralda es simplemente mejor. No trates de entender. Solo vamos.

17. No, no puede tomar más de una muestra.

Seriamente. No seas ese tipo.

Sigue a Delish en Instagram.


17 cosas que tu barista de Starbucks se muere por decirte

No, no creemos que el moca cuádruple de 9 bombas sea una buena idea.

1. Por lo menos * INTENTE * decirnos su bebida en el orden correcto.

Esto no se debe a que seamos adherentes al estilo de Starbucks: es porque hace que todo lo que hacemos sea más rápido (lo que en última instancia significa que obtendrá su café más rápido). Por ejemplo: si no nos dice si quiere su bebida caliente o helada primero, no lo escribiremos en la taza correcta. Y luego, básicamente, todo es cuesta abajo desde allí.

Intente hacerlo en este orden: ¿Tamaño de bebida descafeinada caliente o helada? cantidad de tiros de jarabe? & mdashcuánto? tipo de leche algo mas? (como caramelo extra, ¿diva?) y luego, por último, tu bebida. (#PSL de por vida).

2. No se ofenda si su nombre está mal escrito.

Hola Marbra / Bionka / AirInn / Fibi, lo estamos intentando. Cálmate.

3. Deje de llamar a los tamaños de bebida Small, Medium y Large.

En Starbucks se llaman Short, Tall, Grande y Venti. Supérate y llámalos así, por favor: nos ayudará a todos a evitar confusiones.

4. Pedir caramelo extra no es lindo.

Se llama "llovizna" por una razón. If you're secretly hoping we'll unscrew the cap and dump a few tablespoons in, just cut to the chase. But be prepared for us to roll our eyes.

5. No, we don't think your nine-pump quad-mocha sounds good.

In fact, it makes us want to vomit&mdashespecially when you are ordering it first thing in the morning and we have yet to sober up. (There's a good chance we opened the place at 4 a.m., and last night's vodka tonic might not be a thing of the past just yet.)

6. Your coffee isn't the most important thing in the world.

Sometimes we make mistakes. Sometimes we spill things. Instead of demanding to know what's taking so long, take a moment to notice that we busting our asses and trying to do our best. Better yet: If we did, in fact, spill something and a degree burn is slowly forming, maybe ask if we're ok. We are human. which brings me to my next point.

7. Don't ask if we are robots.

We are not robots&mdashand you won't believe how many people ask us this totally demeaning question. We might make a million cups of coffee a day to your exact specifications, but feel free to buy a Keurig if you think machines make better coffee than people.

8. We hate whoever invented the "double blended."

Some genius thought this was a smart way to get a "smoother" Frappuccino. But what you're really getting is an extra-watery milkshake. Do you really want us to be forced to put your grande drink in a venti cup? Does that make you feel good about yourself&mdashlike you cheated the system? Be a real man and just order an ice-free iced latte instead.

9. Summer at Starbucks kind of sucks.

Have you experienced a Frappuccino rush? It's not pretty. Especially if you order double blended drinks (see above). Blending take time, mixing up the Frappuccino base takes time, and the whole process is sticky and annoying. Please be patient&mdashmost stores only have two blenders.

10. Yes, we have bathrooms. No, they are not for bathing.

Whatever you do in the restroom, we have to clean it up. We have all seen some pretty horrifying things. And we are not getting any credit for it (nope a 50 cent tip doesn't cover peeing on the floor). Respect.

11. Nothing is worse than making a non-fat, extra-foamy cappuccino.

Non-fat milk makes horrible foam. You're better off ordering a latte.

12. Scratch that. Nothing is worse than making a no-foam latte.

We have to scoop the foam off your drink by hand, which slows everything down. On behalf of all the baristas in the world, let me say, foam is a good thing.

13. We love our regulars.

The people who come in everyday earn a special place in our hearts. We love to know what to make you when you walk in the door and ask how you are doing. It alway feels good to see a friendly face before noon, so please don't ever be a stranger.

14. Say "Hi!"

You might be tired. You might not have had any caffeine yet. But for god's sake, when we say, "Hello! How are you?" we would really love an answer. It'll make the whole exchange a little more pleasant for everyone involved.

15. If you are nice, we might just have a treat for you.

Because being nice pays off&mdashyou might just get that odd shot that we have sitting around from the single Americano or triple mocha. Don't feel like being nice? That shot is going down the drain. This is our source of power.

16. Starbucks really is better in Seattle.

Starbucks in the Emerald City is just plain better. Don't try to understand. Just go.

17. No, you're not allowed to take more than one sample.

Seriamente. Don't be that guy.

Sigue a Delish en Instagram.


17 Things Your Starbucks Barista Is Dying To Tell You

No, we don't think that 9-pump quad-shot mocha is a good idea.

1. At least *TRY* to tell us your drink in the right order.

This isn't because we are sticklers for the Starbucks way: It's because it makes everything we do faster (which ultimately means you'll get your coffee faster). For example: If you don't tell us if you want your drink hot or iced first, we won't write it down on the right cup. And then it's basically all downhill from there.

Try to do it in this order: Hot or iced size of drink decaf? number of shots syrup?&mdashhow much? type of milk anything else? (like extra caramel, you diva?) then, last of all, your drink. (#PSL for life.)

2. Don't get offended when your name is spelled wrong.

Hey Marbra/Bionka/AirInn/Fibi, we're trying. Just calm down.

3. Stop calling the drink sizes Small, Medium, and Large.

At Starbucks they are called Short, Tall, Grande, and Venti. Get over yourself and call them that, please: It'll help us all avoid confusion.

4. Asking for extra caramel isn't cute.

It's called a "drizzle" for a reason. If you're secretly hoping we'll unscrew the cap and dump a few tablespoons in, just cut to the chase. But be prepared for us to roll our eyes.

5. No, we don't think your nine-pump quad-mocha sounds good.

In fact, it makes us want to vomit&mdashespecially when you are ordering it first thing in the morning and we have yet to sober up. (There's a good chance we opened the place at 4 a.m., and last night's vodka tonic might not be a thing of the past just yet.)

6. Your coffee isn't the most important thing in the world.

Sometimes we make mistakes. Sometimes we spill things. Instead of demanding to know what's taking so long, take a moment to notice that we busting our asses and trying to do our best. Better yet: If we did, in fact, spill something and a degree burn is slowly forming, maybe ask if we're ok. We are human. which brings me to my next point.

7. Don't ask if we are robots.

We are not robots&mdashand you won't believe how many people ask us this totally demeaning question. We might make a million cups of coffee a day to your exact specifications, but feel free to buy a Keurig if you think machines make better coffee than people.

8. We hate whoever invented the "double blended."

Some genius thought this was a smart way to get a "smoother" Frappuccino. But what you're really getting is an extra-watery milkshake. Do you really want us to be forced to put your grande drink in a venti cup? Does that make you feel good about yourself&mdashlike you cheated the system? Be a real man and just order an ice-free iced latte instead.

9. Summer at Starbucks kind of sucks.

Have you experienced a Frappuccino rush? It's not pretty. Especially if you order double blended drinks (see above). Blending take time, mixing up the Frappuccino base takes time, and the whole process is sticky and annoying. Please be patient&mdashmost stores only have two blenders.

10. Yes, we have bathrooms. No, they are not for bathing.

Whatever you do in the restroom, we have to clean it up. We have all seen some pretty horrifying things. And we are not getting any credit for it (nope a 50 cent tip doesn't cover peeing on the floor). Respect.

11. Nothing is worse than making a non-fat, extra-foamy cappuccino.

Non-fat milk makes horrible foam. You're better off ordering a latte.

12. Scratch that. Nothing is worse than making a no-foam latte.

We have to scoop the foam off your drink by hand, which slows everything down. On behalf of all the baristas in the world, let me say, foam is a good thing.

13. We love our regulars.

The people who come in everyday earn a special place in our hearts. We love to know what to make you when you walk in the door and ask how you are doing. It alway feels good to see a friendly face before noon, so please don't ever be a stranger.

14. Say "Hi!"

You might be tired. You might not have had any caffeine yet. But for god's sake, when we say, "Hello! How are you?" we would really love an answer. It'll make the whole exchange a little more pleasant for everyone involved.

15. If you are nice, we might just have a treat for you.

Because being nice pays off&mdashyou might just get that odd shot that we have sitting around from the single Americano or triple mocha. Don't feel like being nice? That shot is going down the drain. This is our source of power.

16. Starbucks really is better in Seattle.

Starbucks in the Emerald City is just plain better. Don't try to understand. Just go.

17. No, you're not allowed to take more than one sample.

Seriamente. Don't be that guy.

Sigue a Delish en Instagram.


17 Things Your Starbucks Barista Is Dying To Tell You

No, we don't think that 9-pump quad-shot mocha is a good idea.

1. At least *TRY* to tell us your drink in the right order.

This isn't because we are sticklers for the Starbucks way: It's because it makes everything we do faster (which ultimately means you'll get your coffee faster). For example: If you don't tell us if you want your drink hot or iced first, we won't write it down on the right cup. And then it's basically all downhill from there.

Try to do it in this order: Hot or iced size of drink decaf? number of shots syrup?&mdashhow much? type of milk anything else? (like extra caramel, you diva?) then, last of all, your drink. (#PSL for life.)

2. Don't get offended when your name is spelled wrong.

Hey Marbra/Bionka/AirInn/Fibi, we're trying. Just calm down.

3. Stop calling the drink sizes Small, Medium, and Large.

At Starbucks they are called Short, Tall, Grande, and Venti. Get over yourself and call them that, please: It'll help us all avoid confusion.

4. Asking for extra caramel isn't cute.

It's called a "drizzle" for a reason. If you're secretly hoping we'll unscrew the cap and dump a few tablespoons in, just cut to the chase. But be prepared for us to roll our eyes.

5. No, we don't think your nine-pump quad-mocha sounds good.

In fact, it makes us want to vomit&mdashespecially when you are ordering it first thing in the morning and we have yet to sober up. (There's a good chance we opened the place at 4 a.m., and last night's vodka tonic might not be a thing of the past just yet.)

6. Your coffee isn't the most important thing in the world.

Sometimes we make mistakes. Sometimes we spill things. Instead of demanding to know what's taking so long, take a moment to notice that we busting our asses and trying to do our best. Better yet: If we did, in fact, spill something and a degree burn is slowly forming, maybe ask if we're ok. We are human. which brings me to my next point.

7. Don't ask if we are robots.

We are not robots&mdashand you won't believe how many people ask us this totally demeaning question. We might make a million cups of coffee a day to your exact specifications, but feel free to buy a Keurig if you think machines make better coffee than people.

8. We hate whoever invented the "double blended."

Some genius thought this was a smart way to get a "smoother" Frappuccino. But what you're really getting is an extra-watery milkshake. Do you really want us to be forced to put your grande drink in a venti cup? Does that make you feel good about yourself&mdashlike you cheated the system? Be a real man and just order an ice-free iced latte instead.

9. Summer at Starbucks kind of sucks.

Have you experienced a Frappuccino rush? It's not pretty. Especially if you order double blended drinks (see above). Blending take time, mixing up the Frappuccino base takes time, and the whole process is sticky and annoying. Please be patient&mdashmost stores only have two blenders.

10. Yes, we have bathrooms. No, they are not for bathing.

Whatever you do in the restroom, we have to clean it up. We have all seen some pretty horrifying things. And we are not getting any credit for it (nope a 50 cent tip doesn't cover peeing on the floor). Respect.

11. Nothing is worse than making a non-fat, extra-foamy cappuccino.

Non-fat milk makes horrible foam. You're better off ordering a latte.

12. Scratch that. Nothing is worse than making a no-foam latte.

We have to scoop the foam off your drink by hand, which slows everything down. On behalf of all the baristas in the world, let me say, foam is a good thing.

13. We love our regulars.

The people who come in everyday earn a special place in our hearts. We love to know what to make you when you walk in the door and ask how you are doing. It alway feels good to see a friendly face before noon, so please don't ever be a stranger.

14. Say "Hi!"

You might be tired. You might not have had any caffeine yet. But for god's sake, when we say, "Hello! How are you?" we would really love an answer. It'll make the whole exchange a little more pleasant for everyone involved.

15. If you are nice, we might just have a treat for you.

Because being nice pays off&mdashyou might just get that odd shot that we have sitting around from the single Americano or triple mocha. Don't feel like being nice? That shot is going down the drain. This is our source of power.

16. Starbucks really is better in Seattle.

Starbucks in the Emerald City is just plain better. Don't try to understand. Just go.

17. No, you're not allowed to take more than one sample.

Seriamente. Don't be that guy.

Sigue a Delish en Instagram.


17 Things Your Starbucks Barista Is Dying To Tell You

No, we don't think that 9-pump quad-shot mocha is a good idea.

1. At least *TRY* to tell us your drink in the right order.

This isn't because we are sticklers for the Starbucks way: It's because it makes everything we do faster (which ultimately means you'll get your coffee faster). For example: If you don't tell us if you want your drink hot or iced first, we won't write it down on the right cup. And then it's basically all downhill from there.

Try to do it in this order: Hot or iced size of drink decaf? number of shots syrup?&mdashhow much? type of milk anything else? (like extra caramel, you diva?) then, last of all, your drink. (#PSL for life.)

2. Don't get offended when your name is spelled wrong.

Hey Marbra/Bionka/AirInn/Fibi, we're trying. Just calm down.

3. Stop calling the drink sizes Small, Medium, and Large.

At Starbucks they are called Short, Tall, Grande, and Venti. Get over yourself and call them that, please: It'll help us all avoid confusion.

4. Asking for extra caramel isn't cute.

It's called a "drizzle" for a reason. If you're secretly hoping we'll unscrew the cap and dump a few tablespoons in, just cut to the chase. But be prepared for us to roll our eyes.

5. No, we don't think your nine-pump quad-mocha sounds good.

In fact, it makes us want to vomit&mdashespecially when you are ordering it first thing in the morning and we have yet to sober up. (There's a good chance we opened the place at 4 a.m., and last night's vodka tonic might not be a thing of the past just yet.)

6. Your coffee isn't the most important thing in the world.

Sometimes we make mistakes. Sometimes we spill things. Instead of demanding to know what's taking so long, take a moment to notice that we busting our asses and trying to do our best. Better yet: If we did, in fact, spill something and a degree burn is slowly forming, maybe ask if we're ok. We are human. which brings me to my next point.

7. Don't ask if we are robots.

We are not robots&mdashand you won't believe how many people ask us this totally demeaning question. We might make a million cups of coffee a day to your exact specifications, but feel free to buy a Keurig if you think machines make better coffee than people.

8. We hate whoever invented the "double blended."

Some genius thought this was a smart way to get a "smoother" Frappuccino. But what you're really getting is an extra-watery milkshake. Do you really want us to be forced to put your grande drink in a venti cup? Does that make you feel good about yourself&mdashlike you cheated the system? Be a real man and just order an ice-free iced latte instead.

9. Summer at Starbucks kind of sucks.

Have you experienced a Frappuccino rush? It's not pretty. Especially if you order double blended drinks (see above). Blending take time, mixing up the Frappuccino base takes time, and the whole process is sticky and annoying. Please be patient&mdashmost stores only have two blenders.

10. Yes, we have bathrooms. No, they are not for bathing.

Whatever you do in the restroom, we have to clean it up. We have all seen some pretty horrifying things. And we are not getting any credit for it (nope a 50 cent tip doesn't cover peeing on the floor). Respect.

11. Nothing is worse than making a non-fat, extra-foamy cappuccino.

Non-fat milk makes horrible foam. You're better off ordering a latte.

12. Scratch that. Nothing is worse than making a no-foam latte.

We have to scoop the foam off your drink by hand, which slows everything down. On behalf of all the baristas in the world, let me say, foam is a good thing.

13. We love our regulars.

The people who come in everyday earn a special place in our hearts. We love to know what to make you when you walk in the door and ask how you are doing. It alway feels good to see a friendly face before noon, so please don't ever be a stranger.

14. Say "Hi!"

You might be tired. You might not have had any caffeine yet. But for god's sake, when we say, "Hello! How are you?" we would really love an answer. It'll make the whole exchange a little more pleasant for everyone involved.

15. If you are nice, we might just have a treat for you.

Because being nice pays off&mdashyou might just get that odd shot that we have sitting around from the single Americano or triple mocha. Don't feel like being nice? That shot is going down the drain. This is our source of power.

16. Starbucks really is better in Seattle.

Starbucks in the Emerald City is just plain better. Don't try to understand. Just go.

17. No, you're not allowed to take more than one sample.

Seriamente. Don't be that guy.

Sigue a Delish en Instagram.